Biografía de Nicolás Kaldor, nació el 12 de mayo de 1908 en Budapest; y falleció el 30 de septiembre de 1986 en Papworth Everard. Economista de origen judío que emigra de Hungría y adopta la nacionalidad británica.

¿Quién fue Nicolás Kaldor?

¿Quién fue Nicolás Kaldor? Estudia en el Model Gymnasium de Budapest en Berlín; asimismo, en 1927 ingresa a la London School of Economics. Además, en este último sitio es profesor entre 1932 y 1947.

Pasada la segunda guerra del mundo, es parte de la Comisión Económica para Europa. A partir de 1949 es profesor del King’s College de Cambridge; y desde 1955 asesora a diferentes naciones en desarrollo.

De igual forma, en 1963 se desempeña como asesor del gobierno laborista y consejero especial del tesoro británico.

Adicionalmente, en 1966 es denominado profesor de economía en la Universidad de Cambridge. Y es nombrado Barón Kaldor en 1974, de Newnham en la Ciudad de Cambridge.

Se destaca en su biografía que propone su popular modelo de telaraña en 1934, para estimar los precios agrícolas. En 1939 desarrolla el principio “compensación” denominado óptimo de Kaldor-Hicks; acorde a éste, si una modificación en la distribución de la renta permite a los que ganan dar compensación a los que pierden, la consecuencia es un aumento del producto y del bienestar general.

Así también, él produce algunos de los primeros memorandos acerca de la creación del impuesto sobre el valor añadido.

Vida de Nicolás Kaldor

La vida de Nicolás Kaldor. Sus investigaciones principales se vinculan con el modelo de crecimiento estable; el mismo intenta determinar la variación de la tasa de inversión según la tasa de beneficio, que relaciona a su teoría de la distribución.

Otra de sus contribuciones importantes desde la perspectiva económica keynesiana se refiere  a los efectos dinámicos de la especulación. De su estudio deduce una teoría de los ciclos económicos endógenos; tal, le lleva a debatir con las posiciones de Friedrich Hayek sobre el tema. Asimismo, con ello llega a afirmar que si un auge económico ha tenido un carácter muy especulativo, el descenso puede ser muy marcado y llevar velozmente a un nivel notablemente bajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *