Biografía de José de Ribera, nació el 12 de enero de 1591 en Játiva, España y falleció el 2 de septiembre de 1652 en Nápoles, Italia. Pintor y grabador del siglo XVII que despliega su trayectoria artística en Italia, sobre todo en Nápoles.

¿Quién fue José de Ribera?

¿Quién fue José de Ribera? Nace en Játiva, España y sus padres son Simón de Ribera, zapatero; y Margarito Cucó. Tiene un hermano que se llama Juan que también se dedica a la pintura, aunque hay poca información sobre él.

No se sabe con certeza cuál es la formación artística de José, pero se considera que es discípulo de Francisco Ribalta. Parte a Italia hacia 1608-1610, y ahí visita la corte de los Farnesio en Parma y se interesa por el trabajo de Correggio.

Permanece en Roma hasta 1616, admirando a Miguel Ángel, Rafael y principalmente a Caravaggio. En esta ciudad consigue popularidad y efectúa obras de elevada calidad.

Se establece de forma definitiva en Nápoles, convirtiéndose en el personaje de mayor relevancia en el lugar. Cuenta con la protección de los virreyes que le van adoptando como pintor de cámara; entre ellos, está el duque de Osuna, el conde de Monterrey y don Juan de Austria.

Labora para la iglesia napolitana de Jesús Nuevo, la capilla de San Jenaro de la catedral y para la cartuja de San Martín. Del periodo de 1620 a 1626 no hay noticias de pinturas suyas; no obstante, a este lapso corresponde la mayor parte de sus grabados, técnica que desarrolla con maestría.

Conserva el gusto por el tema religioso de su origen español, con figuras de santos que plasma con realismo crudo. Asimismo, lleva a cabo pictóricamente martirios, milagros, pasajes del nuevo testamento y vírgenes con niño.

Sumado a esto, cultiva el retrato y el género mitológico; e incluso realiza las series de los “Filósofos”, más representaciones de tipos populares y mendigos.  Su estilo se caracteriza hasta 1634 por el tenebrismo, con contrastes de luz violentos, realismo, plasticismo duro y algo de inclinación hacia la monumentalidad.

Vida de José de Ribera

La vida de José de Ribera. Desde 1634  se decide por una pintura que posee más libertad y un mayor colorismo. Elige formas y temáticas más agradables, mientras asimila influencias boloñesas y venecianas. Sin embargo, en sus creaciones finales al parecer presenta un repliegue hacia su lapso juvenil; con lo cual, retoma los contrastes lumínicos y el tenebrismo.

En sí, su estilo naturalista evoluciona del tenebrismo hacia una estética más luminosa y colorista. Por otra parte, contribuye a formar la gran escuela napolitana, que le reconoce sin discusión como su maestro; y sus grabados circulan por media Europa.

Se destaca en su biografía que es un creador prolífico que obtiene fama comercial, con una popularidad que reverdece durante la eclosión del realismo en el siglo XIX. En las últimas décadas las exposiciones e investigaciones muestran su versatilidad y habilidad como un artista colorista.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *