Biografía de Helen Keller, nació el 27 de junio de 1880 en Tuscumbia, Alabama y falleció el 1 de junio de 1968 en Easton, Connecticut. A los diecinueve meses de edad pierde los sentidos de la vista y el oído por una enfermedad. Recibe educación especial y en su trayectoria logra destacar como oradora, escritora y activista política.

¿Quién fue Helen Keller?

¿Quién fue Rafael Farina? Nace en la finca familiar ubicada en Tuscumbia. Este lugar se conoce como “Ivy Green” y lo construye su abuelo en 1820. Su progenitor es Arthur H. Keller y su madre Kate Adams.

Helen puede oír y ver sin problema, pero cuando tiene 19 meses de edad enferma gravemente, con lo cual pierde su visión y audición por completo. Los médicos que la atienden diagnostican congestión cerebro-estomacal; sin embargo, los especialistas modernos consideran como posibilidades la meningitis, el sarampión o la escarlatina.

Con estas secuelas, la pequeña tiene ataques de furia porque percibe que es diferente; se vuelve tiránica, muy demandante y vanidosa. Su niñez la pasa en la granja familiar, ahí se pasea en los jardines, y se acompaña de la hija de cocinera; en este tiempo su único medio de comunicación posible son los gestos, con los que manifiesta lo que desea.

En 1886 sus padres buscan consejo con el otorrinolaringólogo Julián Chisolm, quien los conduce a Alexander Graham Bell, quien a su vez los envía a una escuela (Perkins) para ciegos en Massachusetts.

Gracias a este sitio conocen a Anne Sullivan, una ex –estudiante con deterioro visual, que acepta convertirse en la maestra de Helen.  Esta etapa comienza en 1887, y le enseña a comunicarse a través del deletreo de palabras en su manos.

En un principio su aprendizaje es difícil, no puede diferenciar entre verbo y sustantivo, pero sí comprende que los objetos y los conceptos se relacionan. Aprende a conformar frases y a deletrear palabras.

Percibe luego ideas abstractas, esto cuando concibe que las palabras también pueden hacer referencia a sentimientos. Si no puede expresarse, Sullivan la ayuda supliendo lo que quiere decir.

De igual forma, aprende a integrarse en las pláticas al deletrear palabras en sus manos. Cuando obtiene un deletreo fluido, consigue leer con cartones que poseen letras en relieve. Más tarde, su educación prosigue con estudios de zoología, botánica y aritmética.

En tres meses es capaz de escribir y leer con el sistema braille, y al poco tiempo le es posible utilizar el lápiz. El resultado de la labor de Sullivan se observa también en el carácter de Helen, quien se transforma en una niña más amable y bien portada. Añadido a ello, la pequeña adquiere la habilidad de leer los labios con el tacto.

En 1888 las dos se trasladan al instituto en Boston, en donde conoce a otros niños invidentes. Se interesa por hablar, y entonces toma lecciones con Sarah Fuller. Después de una extensa práctica independiente, logra pronunciar algunas palabras, aunque su voz siempre carece de claridad.

La situación económica de su familia mejora y puede tomar clases particulares y con Sullivan, así como ingresar a colegios privados. Esto ayuda a que se desarrolle con mayor velocidad y de manera más efectiva.

En 1894 ingresa a la escuela para Sordos Wright-Humason y luego a una institución para señoritas. En todo ello, Sullivan siempre la acompaña y la ayuda.

Inicia su preparación universitaria en 1900 en Radcliffe College, con la financiación de un magnate y su esposa. Tiene influencias izquierdistas, se relaciona con movimientos socialistas femeninos y se manifiesta en contra de la esclavitud, aunque posee un origen sudista. Se gradúa con honores en 1904, y es la primera sordociega que obtiene este nivel educativo.

Vida de Helen Keller

La vida de Helen Keller apoya al socialismo, uniéndose a su partido. Por otra parte, se desenvuelve como autora de muchos artículos y libros, en los que describe sus experiencias y formas de ver la vida.

Se convierte en una filántropa y activista sobresaliente, ya que recauda dinero para apoyar a los invidentes, promueve el voto de las mujeres y los derechos de la clase trabajadora, así como otras causas izquierdistas.

Se destaca en su biografía que defiende a los individuos con capacidades diferentes, y viaja por todo el mundo impartiendo conferencias. Además, es reconocida en 1964 por el presidente de su país Lyndon Johnson, con una medalla. Adicionalmente, el día de su nacimiento es conocido como el “Día de Helen Keller”; y su vida se representa en la televisión, el teatro y el cine.

Obra literaria

(1903) La historia de mi vida

(1903) Optimismo

(1908) El mundo en el que vivo

(1910) Canción del muro de piedra

(1913) Fuera de la oscuridad

(1927) Mi religión

(1929) El medio de una corriente

(1932) Paz en el atardecer

(1933) Helen Keller en Escocia

(1938) El diario de Helen Keller

(1940) Déjanos tener fe

(1955) Maestra

(1957) La puerta abierta

(1967) Helen Keller: sus años socialistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *