Biografía de Esopo, su nombre es conocido en griego como Αἴσωπος (Aísōpos) y en latín como Aesopus, sin datos exactos se sitúa su existencia en el siglo VI a.C. en Frigia (aproximadamente nace en el 600 a.C y fallece en 564 a.C.). Fue considerado el creador de la fábula, adquirió notable fama en la época clásica debido al desarrollo de este género. Sus relatos breves fueron protagonizados por animales que representaban a la humanidad y sus debilidades, su objetivo didáctico se instituyó en moralejas.

¿Quién fue Esopo?

¿Quién fue Esopo? Es descrito como un esclavo de Janto, un filósofo, quien lo compra al percibir en él un ingenio agudo. Luego es esclavo de otro hombre llamado Jadmon para después conseguir su libertad.

Debido a su talento para el apólogo obtiene una buena reputación, por esto Creso lo llama y lo llena de favores. Es entonces cuando Creso lo envía a Delfos para ofrecer sacrificios y dar regalos a los pobladores de la ciudad, sin embargo Esopo ve fraude y codicia y decide regresar los presentes a su dueño. Por tal el pueblo esconde en sus cosas una copa de oro para acusarlo de ladrón y sacrílego, para después precipitarlo desde la roca Hiampa.

El historiador Herodoto hace mención de este personaje, gracias a él se sabe que Esopo y sus fábulas adquieren gran popularidad en la Grecia clásica, hecho que también afirma Aristófanes y Platón. La difusión de sus relatos se da oralmente y éstos también se utilizan en las escuelas como un primer libro de lectura.

Lamentablemente sus primeros trabajos no llegan hasta nosotros, sin embargo se conservan algunas colecciones de sus fábulas de un momento posterior, éstas son la Collectio Augustana, Vinobenensis y Accursiana. La primera se ubica en el siglo I o II d.C.; la segunda se considera que tiene un contenido colorido, así como un estilo descuidado; y la última en donde se unen las anteriores es la que tiene mayor difusión por un periodo de tiempo considerable.

Se destaca en su biografía que su estilo se basa en el lenguaje del pueblo, por lo tanto es sencillo y muy claro. Sus relatos tienen como protagonistas a animales dotados de habla y pensamiento, siendo su fin dar una enseñanza moral elemental y práctica.

El principal tema que maneja está relacionado con la psicología humana y la interacción social. Su trabajo, expuesto como narraciones cortas, siempre concluye de una manera moralizante, dando muestras precisas de su objetivo didáctico.

En sus fábulas Esopo retrata el comportamiento humano, los animales personificados que utiliza representan las virtudes y defectos que tienen los hombres. En éstas, las actitudes o acciones que están en los personajes son premiadas o castigadas según sean positivas o negativas.

Se presenta la astucia, la maldad, la previsión, la majestuosidad entre otras, para que el lector pueda distinguirlas y verse a sí mismo en ellas. Aquí Esopo es sumamente agudo en la crítica y demuestra su enorme talento satírico.

Además, para que no quede ninguna duda de lo que se intenta expresar, Esopo siempre termina con una frase como ésta: “Así siempre sucede al codicioso, que pierde lo propio queriendo apoderarse de lo ajeno.”

Vida de Esopo

La vida de Esopo deja como legado el género de la fábula. Sus relatos y moralejas trascienden a través de los siglos, siendo de gran influencia para la posteridad. Su ingenio le permite crear contenidos de un alto nivel satírico, que reflejan a la humanidad más allá del tiempo y la cultura.

En la Edad Media su trabajo es recopilado por Planudes Maximuses, sus enseñanzas jamás pierden su vigencia e impactan a otros autores como Jean de La Fontaine, Samaniego y Tomás de Iriarte, además de otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *