Biografía de David, nació cerca de 1040 a. C en Belén, actual Israel y falleció alrededor de 966 a.C. en Jerusalén. Segundo monarca de Israel, que sucede a Saúl y logra unir su territorio hasta incluso expandirlo. Es una figura bíblica central que aparece en el libro de los Salmos y en Samuel; se le venera en el cristianismo, judaísmo e islam.

¿Quién fue David?

¿Quién fue David? Su familia es de las principales en la tribu de Judá; es el hijo menor de Isaí. Cuando es muy joven y se dedica a cuidar los rebaños de su padre en Belén, el profeta Samuel lo unge en secreto para que sea el rey de los hebreos.

En su adolescencia demuestra ser muy hábil con la música, además que en esta etapa adquiere notoriedad al vencer a Goliat, un gigante filisteo. Gracias a esto gana el aprecio de Saúl, soberano que consigue crear un solo Estado entre Israel y Judá; e incluso se casa con su hija llamada Micol.

No obstante, el favor que tiene por parte del monarca llega a su término. Lo que acontece es que David se vuelve muy popular en el reino por sus hazañas y talentos, y entonces Saúl comienza a buscar su muerte.

David se escapa de la corte y por años vaga por los territorios montañosos de Judá, en ese lapso sirve a los filisteos temporalmente.

Cuando Saúl fallece, las tribus de la parte sur lo proclaman en Hebrón como el nuevo rey de Judá, aproximadamente en el 1010 a.C. Sin embargo, debe vencer al sucesor establecido, Isbóset; para tal, lucha en una guerra civil extensa hasta ser declarado por las tribus septentrionales monarca de Israel (cerca de 1002 a. C.).

Establece una política exterior con enfoque en el expansionismo, motivo que lo lleva a ampliar su reino partiendo desde el Mediterráneo hasta el Éufrates, y desde el Mar rojo hasta el Líbano.

Para todo ello somete a distintos pueblos como los moabitas, amonitas y arameos; de igual forma arrebata Jerusalén a los jebuseos. En cuanto a su política interna, desarrolla una labor intensa de centralización y unificación: crea funcionarios, un ejército profesionalizado e instaura a Jerusalén como el centro religioso y político.

A pesar de sus múltiples triunfos, durante su reinado se despliegan intrigas familiares y tensiones entre las tribus hebreas. Uno de los sucesos trágicos en su familia, es que su hijo Absalón se subleva en su contra; éste llega a colocarse en el trono, aunque finalmente es asesinado por el general Joab.

Se destaca en su biografía que su logro de carácter político más importante es la construcción de una nación fuerte, unida y teocrática, aunque su duración es corta ya que desaparece luego del fallecimiento de su hijo Salomón en 929 a. C.

En el campo religioso sobresalen sus creaciones poéticas (al ser autor de setenta y tres salmos), y el proyecto de edificar un templo en donde se guarde el Arca del Pacto.

Vida de David

La vida de David es una figura principal del antiguo testamento. Es conocido como “el elegido de Dios” o como “el amado”. Al ser el gobernante de Israel une al territorio y lo hace crecer hacia ciudades como Jerusalén, Petra y Damasco.

Su obra transciende hasta ser idealizado por los hebreos como un modelo del mesías. Es representado frecuentemente en el arte del cristianismo, y en la escultura sobresale lo hecho por el artista Miguel Ángel.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *